EL JORAIQUE

Tus soldados rey Felipe
No querrán poblar la tierra
Mientras ande con su gente
El joraique por la sierra

Cada noche los cristianos
Con los ojos muy abiertos
Velan por no despertar
En el reino de los muertos

Nadie alcanza a descansa
De su carga al fín del día
Porque esta suelto el joraique
Por los montes de Almería

Dicen que Alonso el joraique
Con las sombras tiene un trato
Que se cierran cuando salen
Los soldados a arrebato

Dicen que la medialuna
Le prestó su blanca espada
Y antes de llegar el alba
El se la volvió encarnada

Y el joraique prometía
Yo daré fin a la guerra
Si me dais la llave que abre
La cancela de mi tierra

El Monfí robó una barca
A la mar echó su pena
Dejo nueve pescadores
Peces muertos en la arena

Y el joraique allá en Tetuán
Armó su negra goleta
Ya llegó al cabo de Gata
Ya no duerme un alma quieta

No soñaron nunca más
Las mujeres de Almería
Que se les llevo el joraique
El ensueño a berbería.

OBSTINADO EN MI ERROR

Me quedé sin poder contestar
Ni siquiera te pido perdón
El silencio se hace largo
Y me voy haciendo cargo
De que sigo obstinado en mi error

Yo creí ser capaz de luchar
Y portarme algún día mejor
Pero en cuanto me confio
Se desborda en mi ese río
Porque sigo obstinado en mi error

No sé si puedo aún aprender
Quizás si llego al fondo alcance a ver
Lo que es mejor
Porque sigo obstinado en mi error

Necesito de tu parte una señal
Que me diga si el viento cambió
Mas la flecha en al veleta
Esperando sigue quieta
Y yo sigo obstinado en mi error

EL CANTO DEL GALLO

El jaleo de los días de feria
Ya se oía a un kilometro del pueblo
Y un extraño acento en el hablar
De los que halló por el camino

Un coro de muchachas y una vieja
Levantándose las faldas al bailar
Y un jovencito de broma peligrosa
Haciendo gala del orgullo local

De los que dan dinero por la noche
Para que nunca termine su canción
Para que sude el músico ambulante
Su condición de vagabundo

Es ya la hora del aperitivo
Y todavía no funciona el tiovivo
El músico buscó la acera en sombra
Y la ventana donde olía a flor

Tenga esta rosa blanca, señorita
A cambio de su negro pensamiento
Por qué motivo temblaron sus labios
Vio en sus ojos el fondo de un volcán

Y mientras tanto corría la sangre
En la plaza, como un vino común
Y las plumas de los gallos
Por el aire volaban aun

Quítese usted de en medio forastero
Que ya no quedan señoritas en el bar
Ya cantó como el gallo de pasión
Pero esta es mi canción y el baile va a empezar

El músico ambulante se agarró del vaso
Y sintió que flotaba en la luz artificial
Apuró el trago de madrugada
Un borracho imitaba el canto del gallo

Se deslizó por una callejuela
Antes de que empezase a clarear
Y al pasar por la ventana enrejada
Suavecito empezó a silbar

Pero nadie conocía la tonada
Que era inventada para la ocasión
Y se fue por el camino a contemplar
Los desvelos de las ultimas sombras

Y caminando iba pensando que ganar
Siempre es tentar a la otra cara de la suerte
Y que por eso te hacen daño los huesos
Cuando golpeas fuerte

Y así se fue chasqueando los dientes
En memoria de algún actor
Cuyo nombre se ha perdido
Y que hacía de bandido

Y sintió la alegría del olvido
Y al andar descubrió la maravilla
Del sonido de sus propios pasos
En la gravilla

NO MÁS LÁGRIMAS

No más tragos, no más penas
No más cantos de sirenas
Ni leyendas de dolor
Ay amor

No más lágrimas

Fortaleza destruida
No más tierra prometida
Ni cadenas de pasión
Corazón

No más lágrimas

Nadie puede ser el dueño
De los mares del ensueño
Y la flor del pensamiento
La deshoja el viento

Déjame con mi ceguera
No más leños en la hoguera
Quedan brasas de rencor
Ay amor

No más lágrimas

CHARLA DEL PESCADO

Ay lo que va murmurando
Muchacho tu enamorada
Que se te escapa la vida
Tirado, sin hacer nada.

Que fuiste un día a pescar
Y se te olvidó la caña
Como te van a picar

Sin caña fuiste a pescar
Y te quedaste colgado
Mirando el agua pasar.

Responde malhumorado:

Será porque siempre he estado
Yo del lado del pescado
Que nunca había pensado
Que el pescado fuera a estar
Del otro lado

Y le hace un guiño a su novia
Que se pone colorada
Mientras sigue golpeando
La colada.

ANNABEL LEE

Hace muchos muchos años en un reino junto al mar
Habitó una señorita cuyo nombre era Annabel Lee
Y crecía aquella flor sin pensar en nada más
Que en amar y ser amada, ser amada por mi

Éramos sólo dos niños mas tan grande nuestro amor
Que los ángeles del cielo nos cogieron envidia
Pues no eran tan felices, ni siquiera la mitad
Como todo el mundo sabe, en aquel reino junto al mar

Por eso un viento partió de una oscura nube aquella noche
Para helar el corazón de la hermosa Annabel lee
Luego vino a llevarsela su noble parentela
Para enterrarla en un sepulcro en aquel reino junto al mar

No luce la luna sin traermela en sueños
Ni brilla una estrella sin que vea sus ojos
Y así paso la noche acostado con ella
Mi querida hermosa, mi vida, mi esposa

Nuestro amor era más fuerte que el amor de los mayores
Que saben más como dicen de las cosas de la vida
Ni los ángeles del cielo ni los demonios del mar
Separaran jamas mi alma del alma de Annabel Lee

No luce la luna sin traermela en sueños
Ni brilla una estrella sin que vea sus ojos
Y así paso la noche acostado con ella
Mi querida hermosa, mi vida, mi esposa

En aquel sepulcro junto al mar
En su tumba junto al mar ruidoso

LA MISTERIOSA

Brilla en la noche
Estrella hermosa
La que sólo yo veo
La misteriosa

Callo tu nombre
Rosa de fuego
Porque no te conozcan
Los marineros

Rompen las olas
Barcos gallegos
A la pesca del norte
Van de Marruecos

Vuelven las redes
Rotas de pena
Vacías de pescado
Que no hay faena

Ya no se embarcan
Los marineros
Porque el mar está lleno
De niños muertos

Hartos de ingenios
Andan los cielos
De señales oscuras
Y de ojos ciegos

Al horizonte
Van mis anhelos
Pero no se divisa
Faro ni puerto

Vuelvo mis ojos
Hacia las olas
Por si traen reflejada
Tu imagen sola

EL CARRO

Sobre el polvo estrellado
De los caminos
Viene un carro de mulas
De andar cansino

Dónde vas con el carro
Si ya está oscuro
A buscar en la noche
Sitio seguro

Una mula olfatea
Ya su poblado
La otra tira el hocico
Del otro lado

Tiene el carro dos ruedas
De la fortuna
Una rueda es el sol
Otra la luna

Un camino de estrellas
Hay en lo alto
Y en el mío tinieblas
Y sobresaltos

Hay un carro en el cielo
Pintado a mano
Los chavales quisieran
Subir en vano

Déjales tú las riendas
A los chavales
Que las mulas conocen
Los arrabales

Sobre el polvo estrellado
Que cae del cielo
Iba un carro de mulas
Rayando el suelo

EL TONTO SIMÓN

Ya se retira el sol y los hombres acechan
Sentados a la puerta del bar
Las parejas se van por la carretera
Y aquí viene Simón con su extraño andar

Hola Simón, ¿dónde vas tan aprisa?
Para un poco, ¿qué quieres tomar?

Dicen que siempre cuentas la misma historia
Es lo que esperan todos, se sienten mejor
Que tu padre murió por quemar la iglesia
Que tu desdicha es castigo del señor

Eres tonto Simón
Y no tienes elección
De tu cráneo rapao al cero
Quita esa gorra de obrero
Y sortea la cuestión, Simón

Vuelve a enfilar tus pasos hacia la calle
Si llamas a esa puerta sale una mujer
Que te ofrece alimento de vez en cuando
Y da conversación si te portas bien

Hola Simón ¿donde vas tan aprisa?
Para un poco, ¿qué quieres comer?

Has visto el engaño en sus ojos
Que ya no tienen más que decir
Los golpes ya no duelen, ay Simón
Si pusieras tu cuerpo en acción

Vale más que te largues fuera del pueblo
Recita tu oración y no pienses mal
Tendrás allí el aliento de los luceros
Y tal vez el calor de algún animal

Eres tonto Simón
Y no tienes elección
De tu cráneo rapao al cero
Quita esa gorra de obrero
Y sortea la cuestión
Simón

SEMILLA NEGRA

Ese beso entregado al aire es para ti
Fruta que has de comer mañana
Guarda la semilla porque estoy en él
Y hazme crecer
En una tierra lejana

Si me llevas contigo
Prometo ser ligero como la brisa
Y decirte al oído
Secretos que harán brotar tu risa

Esos ojos detrás del cristal
Son dos negros cautivos cruzando el mar
Por la noche estaré solo en la selva
Que voy a hacer
Esperando a que vuelvas

Si me llevas contigo
Prometo ser ligero como la brisa
Y decirte al oído
Secretos que harán brotar tu risa

Yo tengo un pensamiento vagabundo
Voy a seguir tus pasos por el mundo
Aunque tu ya no estas aquí
Te sentiré
Por la materia que me une a ti

LA NEGRA FLOR

Y al final de la Rambla
Me encontré con la negra flor
Que creció tan hermosa
De su tallo enfermizo

Y al final de la Rambla
Me encontré con la negra flor
¿Dónde vas negra rosa,
Me regalas tu amor?

Que tu pena fuera sólo por mi culpa
Que mi culpa fuera sólo por amor
Que los besos, flores negras
De la Rambla son

O de un rincón