La Huella SonoraNoticiasNoticia ampliada

23 Abril 2018

El músico del Gancho

Santiago Auserón

Tengo un amigo poeta con quien mantengo contacto a través de carta y revivimos conciertos a los que íbamos en Huesca. El penúltimo fue uno de Santiago Auserón en la plaza de toros hace unos cuantos años, al que fuimos unas 300 o 400 personas. El domingo me acordé mucho de Fernando Mallén, mi amigo poeta, porque Santiago Auserón, el músico popular nacido en el barrio del Gancho, regresó a Huesca y Zaragoza, pero al Palacio de Congresos y al Auditorio, muy bien acompañado por la Orquesta del reino de Aragón (ORA), para celebrar la fiesta de San Jorge.

Disfrutamos porque sigue emocionando con sus canciones, como las de radio Futura. El espectáculo Vagamundo, es una fusión maravillosa en la que los violines, el arpa, las trompetas, los bajos, las trompetas y los oboes se mezclan con un cantante que empujó al público a respetar el silencio de la orquesta y acabó pidiendo palmas, al igual que el director Ricardo casero, para regresar a la plaza de toros desde el Auditorio.

Santiago confesó que era un día duro para él, porque acababa de perder a su hermana teresa, una punkie a la que dedicó la canción Anabel Lee inspirada en un poema de Edgar Alan Poe. El público rompió todos los esquemas de un concierto clásico. Se puso en pie para agradecer durante casi diez minutos que el cantante zaragozano hubiera regalado, con la ORA, más que un programa de mano. El cantante se sintió tan apoyado que animó a los asistentes a que sigan a la orquesta y se hagan socios del Auditorio.

Hay muchas formas de celebrar San Jorge. El libro, las visitas a las Cortes Regionales y el Pignatelli, contemplar la historia del dragón, pero este año me quedo con el concierto de un aragonés rescatado de Madrid. Un concierto inenarrable con una gran orquesta esforzada por llegar al gran público.

Gracias al músico popular del Gancho que era un filósofo. La música ayuda a superar los malos ratos, tenía razón Santiago. Se lo contaré al poeta…en otro poema.

Crónica de Ramón J. Campo para la sección CON DNI de El Heraldo de Aragón.